x
Secciones
Sugerir
Imagen para Mumford & Sons en concierto en el Palacio de Vistalegre de Madrid

Mumford & Sons en concierto en el Palacio de Vistalegre de Madrid

Tras sus visitas veraniegas, el grupo londinense llega a la capital el 21 de marzo de 2013 para presentar su nuevo disco 'Babel'.

Crónicas

Crear una crónica
Escribe tu crónica
  • 22/03 a las 10:13

    Picture

    Elena Devesa

    Mumford & Sons: el rotundo folk de las masas

    Cuando el otro día sorprendí a mi hermana escuchando 'Babel' en su habitación supe que Mumford & Sons habían traspasado la barrera. Esa barrera que hace que un grupo pase de tocar en La Riviera a solicitar gradas extra para abarrotar Vistalegre. Esa barrera que hace que una pija como mi hermana mueva la cabeza al son de los de Londres de la misma forma que un moderno se compra sus entradas con ansiedad y miedo al 'sold out'.

    Mumford & Sons molan, le molan a todo el mundo y eso demostraron la pasada noche ante un público variopinto y deseoso de cantar a gritos sus canciones. Un fenómeno de masas que a diferencia de otros productos comerciales que nos rodean, ponen fácil eso de argumentar su éxito. Triunfan porque sus canciones son contundentes himnos adornados por la preciosa voz de Marcus Mumford, con estribillos pegadizos y ritmos in crescendo que en directo te envuelven y te arrastran hasta no poder parar de bailar.

    Dicen de ellos que su sonido es como el de una taberna marinera inglesa, y allí es donde nos trasladaron desde los primeros acordes de 'Babel'. Conseguir crear el ambiente adecuado en una 'taberna' con casi 10.000 personas dentro es complicado, pero Mumford & Sons lo consiguen y conectan con el público desde el primer minuto.
    La reina de la noche, la niña bonita llegó antes de lo previsto. 'I will wait' fue la segunda canción del concierto levantando a los pocos que quedaban todavía sentados y produciendo una estampida hacia la pista que inexplicablemente había quedado a medio llenar.

    Guirnaldas de luces que colgaban del techo como en una feria del puerto y seis cañones de luz blanca ayudaron a mantener un ambiente íntimo con olor a cerveza durante un concierto que tuvo sus pequeños altibajos. Si te atreves a tocar tus hits más fuertes al principio, te arriesgas a que el público se desinfle con tres baladas seguidas. Nada que no se arregle con un bis protagonizado por un temazo junto a las teloneras Deap Vally y un himno como 'The Cave' para cerrar el chiringuito.

    Pocas pegas para los ingleses y su sonido, muchas para Vistalegre y su organización. Caos a la salida y empujones varios para abandonar el recinto que a pesar de todo no consiguieron deslucir un concierto que muchos recordarán durante años. ¿Ha vuelto el folk para quedarse?

    Foto EFE Foto EFE Foto EFE Foto EFE