Barcelona da el cante sobre las tablas